cafeina digital studio 0d9ec944ee28f04b064a723f355bbd427515962ffa99371e4530e9af2e17e287
Búscanos en Linkedin - Páginas web El Salvador Danos like en Facebook - Páginas web El Salvador Síguenos en Twitter - Páginas web El Salvador Síguenos en Google Plus - Páginas web El Salvador

Internet de Objetos: El desafío UX

Internet de Objetos: El desafío UX

¿Te gustan las películas de fantasía?

Si no te gustan, es hora de que empieces a verlas, porque lo que hemos visto en ciencia ficción y fantasía en la última década se está volviendo real con cada nuevo avance de la tecnología.

Las cosas cotidianas que nos rodean son cada vez más inteligentes, a veces incluso más inteligente que nosotros mismos. Y cuando se piensa en ello, en realidad es más preocupante que divertido. Bueno y es entonces como encontramos al Internet de Objetos.

De acuerdo con una definición ampliamente reconocida, "El Internet de objetos (IO) es un escenario en el cual los objetos, animales o personas están provistos de identificadores únicos y la capacidad de transferir datos a través de una red sin necesidad de la interacción de humano a humano o de humano a computadora”.

Aunque la IO está en auge hoy en día, no es nuevo y las empresas de tecnología han estado trabajando en aparatos inteligentes interconectados por un buen tiempo. Es por ello que han ofrecido una variedad de productos innovadores en cada exposición de tecnología este año. Como podemos ver en su rápido desarrollo, la IO va a crecer aún más en los próximos años y, finalmente, todos nosotros tendrá acceso a ella.

Y como amantes del tema UX es necesario conocer de qué se tratará IO para poder trabajar también en la parte UX que nos corresponde.

Problemas de conectividad.

En primer lugar, vamos a reconocer el hecho de que la Internet de objetos, como su nombre indica, no es nada sin una conexión de red, porque así es como se transfiere datos entre dispositivos sin necesidad de intervención humana. Realmente no importa si la conexión es inalámbrica o no, aunque la mayoría de los dispositivos IO disponibles hoy  trabajan a través de WiFi.

Ahora, por un segundo vamos a volver a nuestros teléfonos inteligentes y ordenadores. Es seguro de que todos nosotros experimentamos problemas de conectividad de vez en cuando, mala conexión durante una videollamada, sitios web de carga lenta, problemas con las apps, etc, pero sin embargo, aunque es molesto estamos acostumbrados a este tipo de problemas técnicos. Considerando que no es algo que se puede esperar de nuestras tostadoras, lámparas de la habitación y puertas de garaje. La experiencia de usuario de las cosas de todos los días es de hecho bastante diferente de la de las cosas web. Cuando apagamos las luces, esperamos una respuesta inmediata. Pero ¿y si la conexión es pobre en el momento y se tarda un par de minutos para que las luces se apaguen? ¿Qué pasa si no se puede abrir la nevera porque el sistema está inactivo? No estamos seguros de si el usuario está listo para esto, ya que sin duda habrá este tipo de problemas, sobre todo con la primera generación de la IO.

El problema con múltiples interfaces.

Si bien la idea de la IO ha existido desde hace bastante tiempo y hoy está empezando a entrar en el mercado de consumo y todavía hay un montón de preguntas y obstáculos. Uno de los principales problemas es que hay un montón de dispositivos conectados por ahí e individualmente son inteligentes y útiles, pero no funcionan como un "equipo". Es decir que no se puede controlar toda la colección de tus dispositivos IO desde un solo lugar y hacer que se sincronicen los datos. Así por ejemplo, si tienes un coche inteligente, un rastreador de fitness y un termostato inteligente,  vas a tener tres aplicaciones móviles diferentes para cada uno de ellos. No será capaz de establecer una regla para ajustar la temperatura de la habitación de acuerdo a los datos de seguimiento de acondicionamiento físico y encender tu coche tan pronto como la puerta esté cerrada.

Esto rompe la experiencia general del usuario de los productos de la IO. Este tipo de UX fragmentada, de hecho, podría hacer que nuestra vida sea más complicada. Considerando que la finalidad de los dispositivos inteligentes inicialmente era hacer la vida del usuario más fácil.

¿Qué pasa con la usabilidad?

La teoría de la IO va a mejorar nuestras vidas drásticamente. No sólo va a cumplir con el mandamiento de Steve Krug (“No me hagas pensar"), pero va a ir aún más lejos y pensara por nosotros. Vamos a pasar menos tiempo en tareas monótonas, aburridas y tendremos más tiempo para hacer las cosas que aún no pueden informatizarse, como el amor y la amistad.

Todo esto suena bastante bien, pero en realidad el Internet de cosas es aún muy joven y al igual que los primeros sitios web, podría carecer de usabilidad en un primer momento. Lo más probable es que los usuarios tendrán que aprender y memorizar nuevos gestos, iconos, interfaces. En términos de facilidad de uso sencillo, hoy en día la IO no se pueda utilizar en absoluto.

Tomemos por ejemplo el regulador de luces. Se tarda sólo una simple acción apagar las luces en un contexto tradicional, mientras que con una "iluminación inteligente", se realizan 2-3 pasos adicionales (deslizar para desbloquear el teléfono, abrir la aplicación, tocar en el icono de la derecha) para apagar las luces. Por otro lado, si estás acostado medio dormido en el sofá, levantarse para apagar las luces no es definitivamente una opción.

La mejor manera posible para abarcar todos los desafíos de la IO es ponerse en los zapatos y la experiencia del usuario IO, la forma en que un usuario típico haría las cosas. De esta manera descubriremos los principales puntos débiles de la facilidad de uso que deben ser corregidos, así como descubrir cómo exactamente el UX se puede mejorar.